31 de enero de 2017

Opus Anglicanum: la Edad de Oro del Bordado en el Museo V&A de Londres

En el período entre aproximadamente 900 y 1500 el bordado inglés tenía una fama sin par en toda Europa. El término Opus Anglicanum llegó a ser sinónimo de este tipo de bordado de alta calidad. Posteriormente la peste negra acabó con los artesanos, y la supresión del catolicismo destruyó gran parte de su legado. En esta exposición el museo ha logrado unir algunas de las más importantes  piezas que quedan en la actualidad, muchas de ellas ya tan frágiles que probablemente nunca más podrán transportarse, por lo que ha sido una oportunidad histórica única. Tal era la fama de los bordadores y las bordadoras de Inglaterra en la época que se encargaban vestimentos desde toda Europa.
La Capa Butler-Bowden, 1330-1350

El Opus Anglicanum es un género de bordado que se realiza sobre lino pesado con hilos de seda y de metal, todo decorado con perlas y piedras preciosas. La habilidad técnica que caracteriza este genero no es solo la puntada, sino el dibujo y el diseño, especialmente de las figuras. Se realizaba con el punto dividido (una variante de pespunte o puntada de vuelta) lo que permite una gran expresividad en las figuras, y especialmente en el rostro mientras los fondos se realizaban con hilo de oro.

Una de las características que define el opus anglicanum es la habilidad técnica en la puntada, una para las figuras y otra para los fondos. Los dibujos se realizaban con punto dividido (una variante de pespunte o puntada de vuelta) lo que permite una gran expresividad en las figuras, y especialmente en el rostro. Los rostros se realizaban con puntadas en espiral para proporcionar una apariencia de relieve. Los fondos se realizaban con hilo de oro, con la puntada “underside couching”. La puntada couching consiste en aplicar un hilo contra la superficie y sujetarlo con una puntada; a diferencia de otras técnicas de bordado el hilo decorativo no penetra el tejido. Con un hilo de metal esta técnica produce un vestidura demasiado rígida para llevarse comodamente. La innovación técnica consiste en tirar del hilo de sujeción hasta que el hilo de oro atraviese el tejido por un agujero y pase al otro lado. De esta forma el hilo de sujeción no aparece en la cara externa de la prenda, y el conjunto resulta flexible y cómodo para llevar.

La exposición empezó con un enorme baúl de madera en forma de abanico que pertenece la catedral de Wells y que permite apreciar la cantidad de capas de este tipo que guardaban las iglesias en la época (y lógicamente, apreciar cuántas se perdieron después). La exposición incluía una demostración de la puntada “couching” y de puntada dividida.

La exposición incluye tres piezas muy importantes, dos capas y una cinta, prestadas por museos españoles. La capa de Daroca muestra escenas del antiguo testamento de las historias de Creación y la caída de Adán y Eva. Fue un regalo del Papa a la iglesia de Daroca en 1300 (la capa) y 1360 (la cinta). Prestadas por el Museo Arqueológico Nacional, Madrid. Me pregunto por qué está en el Museo Arqueológico y no en el Museo Nacional de Arte Decorativas . La otra pieza española es la capa del cardenal Gil de Albornoz, que pertenece a la catedral Primada de Toledo .

Las piezas exhibidas, aparte de mostrar las maravillas que son las vestimentas litúrgicas, también incluía algunas piezas seculares como un paño funerario de un gremio Londinense.

El Opus Anglicanum entró en un periodo de declive con la peste negra que llegó a Inglaterra en 1348. Murieron casi todos los bordadores. Sus homólogos de los países bajos aprovecharon para aumentar su producción pero con calidad y precios muy inferiores. Aunque la industria en Inglaterra se recuperó un poco, nunca consiguió recuperar la fama de antes. Con la reforma protestante y la disolución (supresión) de los monasterios entre 1536 y 1541 la iglesia perdió sus bienes y se destruyeron muchas manifestaciones del catolicismo. Muchas vestiduras litúrgicas simplemente se rompieron para aprovechar los tejidos y el otro, las perlas y las joyas. En algunos casos las monjas y los monjes enrollaron las piezas para llevárselas en su huida al extranjero. Una de las características de la exposición es que las piezas más importantes han sido prestadas por entidades del resto de Europa; en Inglaterra, (con alguna excepción como la capa de Syon) solo quedan ejemplos menores. Sin embargo, con la supresión del catolicismo, muchos fieles ocultaron su fe, y también los objetos relacionados y queda la esperanza de en alguna casa pueda quedar alguna pieza aún sin descubrir.

Pude ver el año pasado un documental, The Wonder of Embroidery, emitido por la BBC sobre este mismo tema. Desgraciadamente ya no está disponible en iPlayer, pero la página del programa incluye una breve secuencia.

Por desgracia la exposición ya ha terminado (el 5 de febrero de 2017), pero se mantiene alguna información en el sitio web del museo Victoria & Albert . El catálogo impreso se está agotado.